Blog

Ser disruptivo a través del miedo

Autor: 21 julio, 2020 agosto 4th, 2020 Sin comentarios
edson@tdideas.com.mx

Acerca de edson@tdideas.com.mx

Acerca del Autor: Edson Noyola Díaz. Marketing Hacker, Escritor y Fundador de Tlapalería de Ideas.

110 Shares

Por: Edson Noyola Díaz

Ser disruptivo a través del miedo

Pensamiento disruptivo para las nuevas estrategias de marketing.
Hoy más que nunca todas las empresas quieren ser disruptivas y el Covid 19 vino a traer más cambios a las empresas que cualquier tecnología, producto, CEO o gurú.

Es por ello que el interés de las empresas en ser disruptivas en su producto, servicio o comunicación ya no es más una opción, sino que su supervivencia depende de ello y hoy se convertido en el discurso y brief más frecuente e importante:

– ¡Debemos ser más disruptivos!

-¡Debemos ser y crear la disrupción de nuestra industria y categoría!.

Es por ello que cuando soy invitado a participar en un laboratorio de disrupción o lluvia de ideas para un producto o servicio de alguno de mis clientes, siempre trato de ser el abogado del diablo. Trato de llevar desde el inicio a todos sus integrantes, a un área donde todos se sientan incómodos, sacarlos de su área de expertise, que se sientan inseguros, que les de miedo a dónde podrían llevarnos las nuevas ideas o propuestas que se están planteando.  Ser disruptivo, no solo significa salir de tu área de confort, salir de la caja o salir de hacer las cosas como las venías haciendo. Implica ver más allá de tu negocio y categoría, implica reinventarse y que esa disrupción que necesitas deberá traer y crear un nuevo valor a la empresa y negocio, por ello deberás acostumbrarte a analizar, copiar, mejorar y ver no sólo a tu competencia sino a otras compañías que ni siquiera habías pensado.

Después de todo, Edison no descubrió la forma de mejorar el foco incandescente, viendo y experimentando con velas o Elon Musk no desarrollo Tesla viendo los carros de Henry Ford, todos tuvieron que ver y salir de su área para poder desarrollar nuevas cosas, es ahí donde comienza la disrupción.

Aunque ¿Qué tan disruptivo soy o debo ser? Para Apple puede ser ingresar al mundo del streaming con su producto Apple +, con este desafío creará nuevas plataformas, ingresará a una nueva categoría, tendrá nuevos competidores como Netflix, por lo cual deberá crear un cambio en todos los sentidos. Pero tal vez para una tienda de ropa como Cuidado con el Perro puede ser desarrollar y lanzar una aplicación de venta de ropa, aunque ya sabemos que toda la categoría la tiene que no es innovador, pero para ellos significa cambiar todos sus procesos, inclusive su cultura interna para lograrlo. Es por ello que la disrupción en marketing es muy subjetiva, y en este artículo la definiremos como aquel cambio que nos acerque más al consumidor y a nuestras metas, lo que significa que la empresa deberá estar y aceptar un caos constante de cambio.

Pero ¿De qué sirve tener un mensaje, tecnología o proceso disruptivo si no construye a la marca o a las ventas?  Exacto … DE NADA. No importa en qué categoría o industria estés, la disrupción siempre nos deberá acercar a nuestros objetivos, ya que muchas veces estamos tentados a subirnos a una ola por moda u oportunidad, pero al hacerlo simplemente nos aleja de nuestra estrategia.  Para ello asegúrate siempre que pienses ejecutar una idea disruptiva en contestar estas preguntas:

  • ¿Encaja en mi marca?
  • ¿Me acercará a mis metas o resultados?
  • ¿Cómo verán a mi marca?
  • Y lo más importante ¿Cómo lo tomarán mis clientes?

Bien, si ya sabes esto y quieres obtener una idea disruptiva te recomiendo comenzar con estos sencillos, pero necesarios pasos:

1.- Sal de tu categoría

Sí, si estás en la categoría de alcohol vete a las gaseosas, o a las categorías que puedan ayudarte a que todos salgan de su área de confort. Y pregúntate ¿Qué harían otras compañías en el mismo caso que el tuyo con su producto?

Es importante que, si tienes sesiones o lluvias de trabajo, invites a otros Brand managers, vendedores etc. de diferentes categorías o personas de tu empresa en diferentes áreas, te sorprenderás lo que pueden aportar para encontrar esa disrupción que estás buscando.

2.- Enfócate siempre en el problema que resuelves.

Muchas veces jamás pensamos en lo básico, hacemos un producto para venderlo a un segmento de mercado o nicho y vemos las estrategias para lograrlo, cuando deberíamos empezar en el problema que nuestro producto resuelve y cómo es que es único y diferente para nuestro consumidor.

Recuerda tu no vendes productos o servicios, vendes soluciones y detrás de cada problema hay una emoción. Por ejemplo, no compras un taladro por que hace un agujero, si no por necesitas poner el cuadro de tu esposa e hijos en la pared. Todo, tiene una emoción, piensa en ello y trata de descubrirlo. Ahí encontrarás miles de ideas que no has capitalizado.

3.- Conviértete en un observador.

Si no estás atento a todo lo que te rodea, los cambios del mundo, de la tecnología, si no sabes que hace un sábado en la noche tu consumidor, es muy difícil que obtengas una idea que pueda ayudarlo. Las ideas no salen estando todo el día detrás de un escritorio.

4.- Busca siempre el MIEDO.

Si no te da miedo hacerlo, no estás siendo disruptivo, así de fácil. Pero si te sientes molesto, incómodo por todas esas ideas que estás viendo, te puedo decir que vas en el camino correcto.

5.- Las ideas disruptivas nacen en todos lados

Si piensas que tu equipo creativo, marketing o R & D te traerán esa idea que buscas, estás equivocado, las ideas más disruptivas son las más simples y esas provienen de todas las áreas, categorías personas, proveedores, vendedores, becarios, etc. lo que me lleva a mi siguiente punto.

6.- Haz un equipo

Las ideas disruptivas emergen de la confianza, entre más confianza y apoyo tienes de tu equipo, te atreverás a tener ideas más arriesgadas y mejores. Así que logra un equipo que se apoye, confíe y respete y no un grupo de colaboradores. Recuerda, eres tan grande como tu equipo lo es.

Para finalizar, enfoca tu energía en ese nicho, segmento de mercado, en esos clientes que te agradecerán por hacer dichos cambios, por atreverte a ser valiente, diferente y tener una postura de marca única y arriesgada, enfócate en esos consumidores que digan…

¡Llevo años buscándote y al fin te encontré!

110 Shares